ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Industria

Beook explica como hacer el cálculo de la huella de carbono de tu empresa

El levantamiento de datos y determinación de alcances son fundamentales para un cálculo de emisiones ético.

26-01-2024
Beook explica como hacer el cálculo de la huella de carbono de tu empresa

Las emisiones de carbono a la atmósfera no se detienen. Según estimaciones del Global Carbon Project apuntan que durante 2023 se habrían emitido 36,800 millones de toneladas de Dióxido de Carbono fósil al ambiente lo que representa 1.1% más, en comparación con 2022.

Desde 2006, este grupo de científicos provenientes de más de 90 instituciones de renombre alrededor del mundo, que se ha dedicado a estudiar la evolución del dióxido de carbono, sentencia que de seguir con los niveles actuales de emisiones habría un 50% de posibilidades de que el calentamiento global supere los 1.5°C de manera constante en unos siete años.

Al respecto, Josué Olvera, Ingeniero de proyectos senior de Beeok, enfatiza que: “Urge que las empresas de todo el mundo se sumen para reducir el impacto ambiental de sus operaciones. En este sentido, la transparencia es clave para la sostenibilidad y para alcanzar las metas de reducción de emisiones”.

Si bien, la necesidad de reducir este agente contaminante es primordial, primero es necesario conocer los principios básicos para realizar esta tarea de una manera ética. Es por eso que  para clarificar este tema Beeok brinda una breve guía para conocer la huella de carbono.
 

1) Elegir estándar a utilizar

A nivel mundial existen diferentes aproximaciones para medir la huella de carbono. Sin embargo, para conocer las emisiones de una organización o algún evento, son dos las perspectivas más utilizadas, para dimensionar las emisiones y que permiten una evaluación más completa y precisa de la huella de carbono de una empresa.

El Protocolo GHG, así como la normativa ISO 14064-1:2019, aún cuando utilizan clasificaciones distintas, abordan las mismas dimensiones referentes a las emisiones GEI. Mientras que el Protocolo aborda los alcances 1,2 y 3 (es decir si son emisiones directas, indirectas o dentro de la cadena de valor de la compañía); la normativa ISO utiliza seis categorías para referirse al mismo tipo de emisiones.  

“En cualquier caso, familiarizarse con la terminología es fundamental para realizar una medición efectiva de la huella de carbono. Con herramientas tecnológicas y asesoramiento se pueden entender de manera más rápida los conceptos de cada estándar y acelerar con esto el proceso para tomar acción sobre las emisiones generadas”, comenta Olvera.

De acuerdo con Beeok, las empresas están realizando sus mediciones con base en los alcances 1 y 2. Sin embargo, muchas organizaciones ya han incluido el alcance 3 a sus reportes, con lo cual se lograría un mayor avance para conocer y gestionar su huella de carbono.

2) Determinar alcances del proyecto e identificar fuentes de emisión

Definir el alcance se refiere a determinar las categorías donde se realizarán las mediciones, así como delimitar los objetivos que se tendrán. Este paso ayuda a las empresas a estipular las variables de información para recopilar y también estandarizar el tipo de información requerida.

Con base en la operación de cada empresa se deben identificar las fuentes generadoras de gases de efecto invernadero.

En ese sentido, Olvera afirma que: “Decidir el alcance y saber si tengo disponible toda la información de esas fuentes también es un factor determinante para la medición. Si se cuentan con todos los datos de medición será más rápido el camino de las empresas hacia la sostenibilidad”.

3) Establecer año base 

Establecer el año de inicio de la medición es clave. Para ello se recomienda que sea, cuando menos, un año calendario. Con esto se puede hacer un estudio completo de la situación real de cada empresa a nivel de emisiones.

Al respecto, “Aprender a recopilar la información y construir una base de datos formal es un primer paso. Sin embargo, la medición real se hace gracias a una combinación de información. Por un lado, los datos internos y, por otro, haciendo el cruce con los factores de emisión de distintos años y para diversos tipos de fuentes”, remarcó Josué Olvera

Beeok optimiza la gestión de las emisiones de CO2 con una plataforma potenciada con Inteligencia Artificial, en la que centraliza la información y apoya en el proceso de cálculo sugiriendo factores y automatizando las conversiones. Con este tipo de tecnología se disminuye en un 90% el tiempo dedicado a esta gestión y se facilita la trazabilidad de la información.

 
Accede a más información responsable en nuestra biblioteca digital de publicaciones Corresponsables.