ODS17. Más de 400 organizaciones de sociedad civil se unen a fin de exigir que los líderes globales actúen juntos para luchar contra COVID-19 | Corresponsables.com Mexico }
Cemex
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Sector Sanitario,  Servicios Ciudadanos

ODS17. Más de 400 organizaciones de sociedad civil se unen a fin de exigir que los líderes globales actúen juntos para luchar contra COVID-19

 COVID-19 corre el riesgo de llevar a 500 millones de personas a la pobreza

22-05-2020

Más de 400 organizaciones de sociedad civil alrededor de todo el mundo se unen a fin de exigir que los líderes globales actúen juntos para luchar contra COVID-19 y presenten un plan para reconstruir de una mejor forma.  En respuesta a la crisis global provocada por la pandemia de COVID-19, los voluntarios comunitarios, los grupos locales de la sociedad civil e importantes organizaciones no gubernamentales (ONGs) se han unido para exigir un plan de 12 puntos a los líderes mundiales.  

En el preámbulo de la Asamblea Mundial de la Salud y mientras los gobiernos consideran los pasos clave hacia la recuperación, el grupo hace un llamado para un plan conjunto que combata la crisis y construya una recuperación justa que aborde los desafíos interrelacionados relacionados con  proporcionar atención médica universal, reducir las desigualdades y garantizar los derechos humanos, junto con la necesidad crítica de repensar nuestras economías en respuesta a las crisis paralelas del cambio climático y la biodiversidad. 

Se ha reunido una coalición sin precedentes de más de 400 organizaciones que trabajan en derechos humanos y desarrollo sostenible en todos los continentes, incluidas Action for Sustainable Development (Acción por el Desarrollo Sustentable), CIVICUS, la Red de Desarrollo y Comunicación de las Mujeres Africanas (FEMNET), Forus, GCAP, Global Citizen (Ciudadano Global), HelpAge International, Oxfam, Restless Development (Desarrollo Incanzable), Save The Children, Women Deliver, y muchas más redes regionales, grupos voluntarios y activistas locales. 

Esto sucede en un momento cuando el impacto de la crisis en los grupos más pobres y vulnerables se hace cada vez más evidente. Un análisis reciente muestra que la crisis de COVID-19 corre el riesgo de llevar a 500 millones de personas a la pobreza. La Organización de Naciones Unidas (ONU)  ha estimado que la pandemia podría casi duplicar el número de personas que padecen inanición y hambruna, aumentando el número a más 250 millones para fines de 2020. Además, existen predicciones que la violencia doméstica durante este año sumará, al menos, 15 millones  más de casos adicionales como resultado de las restricciones pandémicas. 

Esta declaración es la antesala del "Día de Solidaridad Global" que se realiza a nivel global con el objetivo de destacar la acción comunitaria en todo el mundo este viernes 22 de mayo de 2020. 

En una declaración conjunta, los grupos han dicho: "Estamos firmemente comprometidos a garantizar que las organizaciones de la sociedad civil y los voluntarios desempeñen un papel fundamental en el apoyo a la acción comunitaria y a garantizar que aquellos que son marginados continuamente no se queden atrás durante este momento difícil...; sin embargo, esperamos que los líderes mundiales garanticen que las medidas clave se aborden a fin de construir un futuro más justo”. 

Justin Derbyshire, CEO de HelpAge International ha resaltado: “El COVID-19 tiene un impacto desproporcionado en las personas de la tercera edad así como en aquellos con discapacidades y condiciones de salud subyacentes, quienes también enfrentan serias consecuencias sociales y económicas por causa de la pandemia. La presente situación destaca la importancia de un enfoque que incluya a toda la sociedad para ofrecer sistemas de salud y protección social con recursos suficientes que respondan a todas las edades. Esta es una emergencia médica urgente que arroja una luz indiscutible sobre las profundas fragilidades y desigualdades en nuestras sociedades al igual que la necesidad crítica de sistemas más fuertes, más resistentes y más equitativos, tal y como se establece en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. 

Lysa John, Secretaria General de CIVICUS dijo: “Las desigualdades han exacerbado los desafíos que enfrentan muchas poblaciones durante esta pandemia global. Es esencial que cualquier paquete de estímulo y rescate incluya compromisos y medidas para garantizar la salud y la atención social universal, la igualdad de género y un compromiso global con la protección social universal. Al mismo tiempo, es fundamental que, como parte de la recuperación, cada país cumpla con sus obligaciones reconocidas en el Acuerdo de París; colocándonos firmemente en el camino hacia la emisión cero de emisiones de carbón, con un calentamiento global limitado a 1.5C por encima de los niveles preindustriales. Para lograr lo anterior, son vitales las alianzas significativas con la sociedad civil. Instamos a los tomadores de decisiones a involucrar a la sociedad civil en las respuestas políticas y a crear condiciones propicias para nuestra participación”. 

Memory Kachambwa, Directora Ejecutiva de la Red de Desarrollo y Comunicación de las Mujeres Africanas (FEMNET) afirmó: “Las mujeres juegan un papel inmenso en la respuesta ante el COVID-19. Ellas constituyen el 70% de la fuerza laboral de atención médica en el mundo y, en el reconocimiento como trabajadoras quienes están en la primera línea de respuesta a esta emergencia de salud; deben estar protegidas y respaldadas de manera adecuada, apropiada y ordenada; al igual que apoyadas para que ellas puedan hacer frente a los múltiples impactos. Asimismo, el papel tradicional de las mujeres como cuidadoras de sus familiares enfermos coloca a más mujeres y niñas en mayor riesgo de infección aumentando la carga del trabajo relacionado al cuidado. Las mujeres, en particular quienes pertenecen al sur global, se dedican al trabajo informal, cuentan con poca seguridad social y se encuentran entre las más afectadas durante esta pandemia”. 

Las emergencias de salud anteriores han causado una interrupción en los servicios de salud de rutina, tales como el acceso a productos y servicios de salud sexual y reproductiva, el acceso a programas de vacunas y la provisión de atención materna de calidad. Dicha interrupción de los servicios tiene graves consecuencias para millones de vidas. Hacemos un llamado a los gobiernos para salvaguardar la provisión de servicios de salud esenciales a través de sistemas de atención primaria de salud sólidos y sistemas de atención médica universales que incluyan servicios de salud sexual y reproductiva durante y después de esta crisis COVID-19. Los gobiernos deben incluir proveedores de servicios que trabajen en terminar con la violencia de género como parte de los servicios esenciales.
 
En resumen, a medida que los líderes mundiales comienzan a trazar un camino para salir de la crisis, los grupos hacen un llamado a asegurar que el enfoque de recuperación se guíe por los principios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los grupos insisten en que: "Necesitamos un estímulo económico importante que sustente un nuevo contrato social entre las personas, los gobiernos y el mercado; que reduzca radicalmente la desigualdad, las desigualdades de género y siente las bases para una economía justa, equitativa y sostenible que funcione para todas las personas cada etapa de sus vidas ".