ODS8. Puntos principales para una estrategia de inversión exitosa. | Corresponsables.com Mexico
Cemex
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Financiero

ODS8. Puntos principales para una estrategia de inversión exitosa.

Al crear una estrategia de inversión, es importante determinar cuantitativamente lo que se está buscando lograr, cuanto más específico sea ese objetivo mejor.
 

09-07-2020

¿Qué debemos de tomar en cuenta cuando queremos invertir? sabemos que nuestro principal objetivo es querer un rendimiento y ver crecer nuestro dinero, pero el tener una estrategia de inversión hará más fácil esa tarea, Manuel Piñera, Director de crédito y cumplimiento de la plataforma Cumplo nos da los siguientes consejos para armar nuestra estrategia.
 
“Primero,  debemos tener claro que invertir no es lo mismo que ahorrar, invertir es buscar que nuestro dinero tenga crecimiento. Está destinado a aumentar cualquier dinero adicional que tengas. Invertir requiere asumir cierto riesgo. Mientras que ahorrar sólo es la acumulación de efectivo, guardar dinero como previsión para necesidades futuras, sin obtener ganancia alguna. Debemos destinar sólo una parte de nuestros ahorros para invertir, no se recomienda destinar todo el recurso a inversión, ya que muchos instrumentos requieren que se cumplan plazos y si se llega a presentar una emergencia no se podría disponer de ese dinero"
 
Al crear una estrategia de inversión, es importante determinar cuantitativamente lo que se está buscando lograr. Tener un objetivo para mi inversión: dar enganche para un carro o casa, pagar estudios, etc, esto en materia de corto o mediano plazo, pero también podemos pensar en invertir para generar ahorro para nuestro retiro. Cuanto más específico sea ese objetivo, mejor.
 
"Diversificar, seguro esto ya lo has escuchado antes “no se deben poner todos los huevos en una sola canasta” y es uno de los principales tips que Piñera nos da. Existen muchos instrumentos para invertir, cuáles son los que más te convienen depende de tu perfil de inversionista, ya sea que estés dispuesto a correr un riesgo alto, medio o bajo, también depende de cuál es tu meta, mientras más tiempo se deje el dinero en una inversión podría representar una mayor ganancia.
 
Una vez establecidos los puntos anteriores Piñera da tres opciones para iniciar:
 

Invertir en productos de renta fija.

Es una de las alternativas recomendadas para empezar, presenta un riesgo mínimo, implica la compra de valores que generalmente pagan rendimientos de forma estable, proporcionando un flujo de ingresos previsible.
 
El mejor ejemplo son los Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES), pertenecen a los bonos cupón cero; esto es, que se comercializan por debajo de su valor nominal, no devengan intereses en el transcurso de su vida y se liquidan a su valor nominal en la fecha de vencimiento. Se emiten a 28, 91, 182 y 364 días.
 
 

Invertir en PyMEs.

Actualmente las pequeñas y medianas empresas requieren de capital para continuar con sus actividades, PyMEs que han aprovechado la contingencia y brindan servicios en materia de salud, tecnología y retail, han aumentado su actividad, muchas de ellas ya vendieron sus productos a grandes cadenas comerciales, pero las condiciones de pago son a 60, 90 o hasta 120 días; una alternativa para que estas empresas se puedan capitalizar es el factoraje.
 
El factoraje consiste en que la empresa pone como garantía las facturas por cobrar de los productos que ya vendieron para que se les pueda hacer un préstamo y así cuenten con liquidez.
 
La plataforma Cumplo se dedica a este factoraje, brinda el servicio a través de su página de internet, ahí los inversionistas ven las solicitudes de crédito que tienen las PyMEs y los inversionistas deciden en cuál invertir, el riesgo es mínimo y los plazos van de los 60 hasta los 120 días, el rendimiento promedio es del 16% anual.
 

Inversión en bolsa de valores.

Esta estrategia de inversión fue popularizada por Warren Buffet. Posiblemente se trate de una de las más conocidas.
 
Se trata de algo muy simple: comprar acciones que sean más baratas de lo que deberían ser para venderse cuando se produzca un aumento del valor. Sin embargo, encontrar acciones con precios bajos y que en un futuro aumenten su precio requiere mucha investigación sobre los fundamentos de las compañías subyacentes y, una vez que se han encontrado, también puede ser necesario esperar bastante hasta que su precio suba.
 
Esta técnica de compra y retención requiere un inversor paciente, pero, al final, se pueden obtener beneficios atractivos, aunque no hay un tiempo determinado para tener las acciones, este tipo de inversión es a largo plazo.
 
No importa el tipo de inversionista que seas, arriesgado o más precavido, el tener una estrategia de inversión te ayudará a ver crecer tu dinero.